Hoy

México, los commodities, el TLCAN y la vaca

El Economista/Antonio Ochoa

uenos días, buenas tardes, buenas noches. Acá estamos ya de nuevo luego de haber pasado por la bella perla de occidente, justo en Guadalajara donde estuvimos charlando con los grandes de la industria de alimentos balanceados en México y, de verdad, es un placer y un privilegio ver al empresariado agroindustrial mexicano potente y en crecimiento

El evento en el que participe fue palestra donde se expusieron muchos temas y, si me permites, tengo que destacar un par para no abusar de los espacios. digamos, entonces, que en primera línea se habló sobre el tratado de libre comercio, el famoso TLCAN.

Muchos temas, muchos retos y, en algunos casos, mucha incertidumbre, lógicamente en algunos otros mucha irracionalidad.

Permíteme expresar un coto de opinión al respecto, diciendo que, a nivel commodities agrícolas, los norteamericanos tienen mucho que perder, como sabes, los productos del campo norteamericano encuentran en México un destino casi cautivo, un mercado vibrante y un cliente de alto mérito. Los norteamericanos en el medio oeste reconocen lo anterior y están temerosos de una reacción visceral y unilateral de la casa blanca, cosa que con el paso del tiempo pueda llegar a suceder, ya que, sin duda, la presión en la negociación está del lado de la casa blanca, pero los tiempos de la negociación corre en los tiempos de los Pinos. Éste es el ritmo que le conviene a México.

El tratado de libre comercio que propone la Casa Blanca es peor que no tener tratado en absoluto y en ese orden México hace bien en estar claro y firme, pero sin ser agresivo ni amenazante. Que el desgaste lo haga alguien más. en el ínter, México en término de commodities está estudiando el abasto alternativo de granos y oleaginosas sudamericanas, tarea que yo recomiendo redoblar en términos estratégicos, porque los chinos están sobre de esta iniciativa.

Si tú crees que la astringencia comercial de la Casa Blanca tiene contentos a los chinos te equivocas y los chinos están en serio invirtiendo para hacer de los americanos un proveedor alternativo, mientras hacen a los amigos sudamericanos un proveedor estratégico. los chinos no andan jugando a la comidita y, si México no se establece en el corto plazo estratégicamente con los sudamericanos, la mano la llevarán los chinos y nos será más difícil el trato. sea lo que sea, México busca diversificar destinos comerciales así como orígenes de proveeduría. el mundo es amplio sin lugar a duda y ésta puede ser una oportunidad para cambiar la cancha. permíteme compartir la siguiente reflexión.

Cuenta la leyenda que en algún lugar increíblemente hermoso, pero muy humilde, vivía una familia cuya economía dependía de una vaca. lógicamente, la familia entera estaba al cuidado de su vaca y era tanta su pobreza y dependencia de la vaca que ésta vivía dentro de la precaria vivienda. familia y rumiante en un mismo ambiente. un día apareció un consultor y sabemos que es un consultor porque llegó sin que nadie le llamara a tratar de arreglar un problema que no sabían que existía.

El tema es que el consultor le ofreció a la familia cambiar por completo su situación económica, a cambio de que le dejaran vivir con la familia tres meses, tiempo que el consultor aprovecharía para disfrutar del hermoso lugar.

La familia le dio dicha oportunidad y llegó el tiempo: los tres meses se cumplieron y el consultor tenía que darles la ruta crítica para cambiar su situación familiar. el consultor no sabía qué sugerirles, no tenían mucha capacidad ni estudios ni potencial y, en su desesperación, antes de partir y sin avisar, el consultor mató a la vaca.

El tiempo paso y el consultor vivía con mucho remordimiento, a tal grado que un día, pasados algunos años, el consultor regresó al lugar donde vivía la familia y, al preguntar por ellos, la razón que recibió lo sorprendió. resulta que sin la vaca la familia estaba condenada prácticamente a morir; sin embargo, con la vaca muerta no les quedo más que vender la carne y, al hacerlo, recibieron algo de dinero, con ese dinero dieron un anticipo para comprar más carne, misma que vendían, y continuaron el círculo al punto de que con los sobrantes de la carne hicieron guisos, mismos que también vendieron. el tema es que la familia prosperó por encima de las expectativas y, cuando vieron al consultor llegar, no pudieron más que agradecer por haberles ayudado a resolver su situación económica.

Lo que resulte de las negociaciones del TLCAN está en el aire. el tema es que México como país tal vez necesita matar la vaca para mostrar un mejor horizonte. México es muy grande, sólo necesita un gobierno que no le estorbe y un mexicano que sea mejor ciudadano, lo demás está resuelto.

Cerremos diciendo que sudamérica está en zona de definición y Argentina de seca, la producción cae y los precios agrícolas están a la carrera.

¿Cómo estás en eso de administración de riesgos? ¿estás en buenas manos? ¿O necesitas que te ayude a matar la vaca?

Hoy

    Aún no hay publicaciones regresa mas tarde

13/02/2018