Hoy

El “fracking” viene a México, ¿qué ventajas y riesgos tiene?

Expansión/Edgar Sigler 

La estrategia de Pemex para explotar los amplios recursos de petróleo y gas shale que se estiman en las formaciones de lutitas en Coahuila, Chihuahua, Tamaulipas y Veracruz era ambiciosa: pretendía perforar más de 27,000 pozos entre 2011 y 2045, según información de la petrolera en 2012, a finales del sexenio de Felipe Calderón y el inicio del de Enrique Peña Nieto. Sólo para empezar, requería 30,475 millones de pesos entre 2012 y 2016 para adquirir información sísmica y trabajar 175 pozos de prueba.

Desde entonces, Pemex ha tenido cuatro directores generales, una reforma constitucional que abrió el sector a la inversión privada, y uno de los mayores recortes presupuestales de su historia. En este tiempo, ni una gota de petróleo ni un pie cúbico de gas se han extraído de estas cuencas, que pueden contener más de la mitad de los recursos totales del país.

Durante estos años, la producción de shale en Estados Unidos pasó de casi un millón a cinco millones de barriles en promedio diario, casi la mitad de lo que produce hoy el país vecino.Ahora, por fin llega la hora de México. Las autoridades preparan la primera licitación para que las empresas internacionales, y la propia Pemex, pongan a prueba las cuencas de shale en México.

La Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), el regulador del sector, licitará nueve bloques en la cuenca de Burgos, al norte de Tamaulipas, en la llamada Ronda 3.3, la primera enfocada en estos recursos no convencionales. “Es una ronda piloto donde se busca ver cuál es el interés de la industria”, dice Francisco Noguez, senior manager de Oil & Gas para América Latina de EY.

Las autoridades han tardado cerca de dos años en crear las regulaciones en materia técnica, ambiental y de recursos humanos para hacer posible el fracking, la técnica con la que se extraen los recursos de las lutitas, también llamado shale.

Además de la polémica que genera esta tecnología –que emplea mucha agua y puede provocar pequeños sismos, según algunos estudios–, existen otras incógnitas por despejar antes de saber si México tendrá su propio boom de shale.

Uno de los factores de éxito en Estados Unidos es que su explotación se logró gracias a pequeñas empresas que podían perforar varios pozos en periodos cortos. “Allá son compañías que, por años, han desarrollado conocimiento y servicios. Y en cada pueblo hay empresas que les ayudan con compresores, bombas, instalaciones”, dice Ricardo López, gerente local de la Unidad de Negocio de Oil & Gas para ABB en México.

Aunque esas empresas especializadas en Estados Unidos quizá no quieran venir a México, cuando están concentrando sus fuerzas en aumentar su producción del otro lado de la frontera, y no tienen la escala para apostar por un nuevo y desconocido mercado, a pesar de estar a sólo unos kilómetros de distancia, dice Pablo Medina, vicepresidente de la consultora Welligence.

Esta licitación será la prueba para ver si una de las mayores reservas potenciales de shale del mundo podrá hacerse realidad.

A continuación presentamos dos posturas, una a favor y otra en contra, sobre el tema de la fractura hidráulica.

A FAVOR

Por Nick Steinsberger y Kent Bowker

Nick Steinsberger es ingeniero petrolero por la Universidad de Texas y desarrolló la técnica para estimular todos los pozos de shale exitosos perforados en el mundo. Kent Bowker es geólogo petrolero con 38 años de experiencia, los últimos 25 trabajando en diversas obras de shale.

Hace 20 años, junto con otros miembros del equipo de desarrollo de Mitchell Energy en Texas, desarrollamos una técnica económica para estimular hidráulicamente el shale de Barnett (una cuenca de Texas). No sabíamos que estábamos comenzando una revolución. Hoy, gracias al desarrollo de numerosos yacimientos de petróleo y gas shale, Estados Unidos es un importante exportador de gas y ha reducido sus importaciones de petróleo a casi la mitad. Se han invertido 194,000 millones de dólares en nuevas plantas petroquímicas, debido a la disponibilidad de gas shale abundante, confiable y barato en el país, y se han creado más de un millón de empleos bien remunerados.

Creemos que México tiene el potencial de convertirse también en un importante productor de gas y petróleo de shale, y, posiblemente, beneficiarse del mismo tipo de desarrollo que en Estados Unidos.

Pero ¿a qué costo ambiental? El efecto ambiental neto, en realidad, ha sido positivo. Estados Unidos ha reducido, enormemente, sus emisiones de gases de efecto invernadero, principalmente, debido al cambio de carbón a gas natural en la generación de energía. La perforación y estimulación de un pozo de shale no es sustancialmente diferente de un pozo convencional. Las mismas precauciones de ingeniería se toman para proteger el agua potable y el paisaje.

Se han perforado más de 400,000 pozos de shale en Estados Unidos (entre los dos, hemos participado directamente en la planificación, perforación y estimulación de más de 1,000 de esos pozos), adyacentes a escuelas, aeropuertos internacionales, vecindarios residenciales, iglesias y rascacielos. Sólo se han reportado problemas ambientales menores –pequeñas fugas en ductos, que se limpian rápidamente–, pero nada en la frecuencia o extensión informada en algunos medios.

La extensión de la formación del shale de Eagle Ford a la cuenca Burgos, desde el sur de Texas a México, y de los shales del jurásico superior en las cuencas de Burgos y Tampico-Misantla, lucen muy prometedoras. El shale tiene el potencial real de revertir la declinante producción de petróleo de México de forma rápida para suministrar al país el gas que necesita. Junto con el equipo pionero del shale de Barnett, estamos trabajando con Renaissance Oil para traer la última tecnología y experiencia a los probables shales de Tampico-Misantla. Renaissance planea completar un pozo horizontal en la cuenca a finales de este año, y creemos que este esfuerzo iniciará un nuevo capítulo en la historia petrolera de México.

EN CONTRA

Por Aroa de la Fuente López

Aroa de la Fuente López es investigadora en el proyecto sobre Industrias Extractivas de Fundar.

Hay numerosas razones por las cuales el fracking no debe realizarse en México, sustentadas en evidencia científica que señala que ninguna regulación es suficiente para evitar los daños inherentes sobre el ambiente, la población y el clima que conlleva:

– Uso de grandes cantidades de agua. Entre nueve y 29 millones de litros, es decir, entre seis y ocho albercas olímpicas. Esta agua se mezcla con cientos de sustancias químicas, de las cuales 90% son tóxicas para la salud.

– Contaminación de fuentes de agua potable. El fluido de fracturación inyectado en el subsuelo, junto con los hidrocarburos y otras sustancias ahí presentes, se filtra, contaminando aguas subterráneas y superficiales. Hasta 2009 se habían contabilizado 1,000 casos de acuíferos contaminados.

– Impactos y riesgos sobre la salud. Es causa de embarazos de alto riesgo, defectos congénitos del corazón y exacerbaciones del asma.

– Generación de sismos. La inyección de aguas residuales en el subsuelo está vinculada a la ocurrencia de sismos de hasta 5.7 grados, temblores de menor intensidad y deslizamiento de fallas.

– Impacto sobre el cambio climático. Entre 3.6 y 7.9% del gas natural, es decir, de metano, extraído por fracking, se fuga. Se trata de un gas con un potencial de calentamiento global 86 veces superior al dióxido de carbono en un margen de 20 años.

– Hay alternativas. Reducir el consumo de energía y producir electricidad mediante fuentes renovables no es sólo una alternativa, sino una obligación del Estado.

Ante estos hechos, el fracking debe ser prohibido como única vía para protegernos de sus impactos.

Hoy

    Aún no hay publicaciones regresa mas tarde

16/05/2018